Seis beneficios de cultivar tus propios alimentos

Saca tus herramientas de jardinería y abastécete de semillas. Cultivar tus propios alimentos te proporciona ingredientes frescos para tus comidas, pero pronto verás otros beneficios de los huertos caseros que quizá no esperabas. Aquí tienes seis formas de aprovechar al máximo el cultivo de tus propias verduras:

  1. Controla tus cultivos Cultivar tus propios productos te permite controlar lo que acaba en la mesa de tu familia. Tú decides qué abono, agua y control de plagas utilizar, así como si quieres cultivar productos orgánicos. Asegúrate de investigar lo siguiente:

Tu zona de rusticidad
Necesidades de agua de las plantas
Necesidades de luz solar de la planta
Seguridad y tipos de fertilizantes
Opciones de control de plagas y malas hierbas

  1. Vive el estilo de vida «lo fresco es lo mejor» No hay nada mejor que el sabor y los nutrientes de las frutas y verduras frescas. Una vez cosechados, los productos empiezan a perder humedad y nutrientes. En la tienda de comestibles, la frescura de las verduras está en gran medida fuera de su control. Pero cuando cultivas tus propias frutas y verduras, puedes saber exactamente cuándo han sido recogidas y lo frescas que están.
  2. Haz que tu jardín sea acogedor
    Un huerto de frutas y verduras puede añadir vida, color y belleza a tu jardín. El olor de las fresas maduras y la visión de los pepinos crujientes son una cálida invitación tanto para las personas como para los polinizadores. Las plantas que lucen hermosas flores para favorecer la polinización -como las judías, los guisantes y los árboles frutales- pueden dar mucho juego en tu jardín. Además, los insectos que atraen probablemente polinizarán también otras plantas, haciendo que todo tu jardín crezca más rápido.

Cuando decidas dónde colocar tu jardín, ten en cuenta lo que necesitan las plantas. ¿Las plantas necesitan mucho sol o mucha sombra, o un poco de ambos? Depende de lo que vayas a cultivar. Lee la etiqueta que viene con la planta o búscala en una guía de jardinería. Da a las plantas la cantidad adecuada de exposición al sol que necesitan para prosperar. Ten también cuidado de no colocar las plantas demasiado juntas. Sigue las instrucciones de espaciado para que las plantas tengan espacio para florecer plenamente.

  1. Reducir el presupuesto de la tienda de comestibles
    Una de las mayores ventajas de cultivar tus propios alimentos es que puedes ahorrar dinero. El precio de un paquete de semillas es casi equivalente a lo que pagarías por una sola verdura o fruta en la tienda. Incluso puede costar menos si se tiene en cuenta el dinero gastado en la gasolina utilizada para ir al supermercado. Además, puedes cultivar verduras orgánicas por una fracción de lo que cuestan en la tienda. Si se tienen en cuenta los costes de los alimentos, la jardinería puede convertirse en una opción atractiva para reducir la factura de la compra.
  2. Haz de la jardinería un pasatiempo familiar

La jardinería es una actividad divertida y familiar que permite a los niños ensuciarse las manos y aprender de dónde vienen sus alimentos. Desde la plantación de plántulas hasta la elaboración de ensaladas juntos, empezar un huerto es una forma estupenda de sacar a tu familia del sofá y ponerla en pie.

  1. Haz de tu salud una prioridad
    Hay un nutriente importante que la jardinería puede aportarte antes incluso de que des un bocado a tus productos: la vitamina D. Los rayos del sol favorecen la producción de vitamina D, que es vital para nuestra salud. Cuidar un huerto en el patio trasero durante unos 30 minutos al día puede favorecer el sueño y la energía positiva. Sólo recuerda la protección solar.
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s